El canto tiene una acción terapéutica que  favorece el bienestar físico y psicológico.

 

Mediante un ejercicio técnico integrado que nuclea la voz, el cuerpo y la emoción podemos descubrir un sonido saludable y armónico.

 

Así, la voz es el resultado de una actividad propioceptiva, profundamente placentera y vital.

 

 

 

 

SEGUIME EN

  • Instagram